Andreaferreiro's Blog

Pintando mi voz

George Orwell, Rebelión en la Granja

leave a comment »

Primeramente quiero introducir al autor, George Orwell, es el seudónimo del escritor y periodista británico de nombre Eric Arthur Blair (1903-1950). Todas sus obras están basadas en tres etapas importantes, su posición contra el imperialismo británico, su postura a favor de la justicia social, y la que nos interesa por este libro, su disgusto por los totalitarismos nazis y estalinistas, esté último en especial.

“Rebelión en la Granja” es escrita en 1943, Orwell opinaba que se necesitaba un cambio radical en las sociedades occidentales y en los países capitalistas pero que el estalinismo representaba una amenaza a los principios que lo sustentaban.1 Por otro lado, la novela trata sobre una sociedad totalitaria; una sociedad a la que se le restringe la libertad, dónde el Estado ejerce todo el poder, como un poder absoluto de las monarquías del Antiguo Régimen.

El Estalinismo fue una teoría y práctica asociada al gobierno comunista, nombrada así por la figura de Stalin. Se caracteriza por sus procedimientos de control o represión hacia la población, la estatización o colectivización forzada y controlada de la economía con un fuerte monopolio o predomino de la administración del Estado. Muchas veces este sistema se pensaba sin tomar en cuenta el coste humano o el impacto del medio ambiente; por ejemplo, las movilizaciones y deportaciones en masa, la persecución por intolerancia, la desaparición de opositores políticos del mismo partido o grupo y de cualquier otro que se oponga.

Hay quienes consideran al Estalinismo, no como un Estado socialista, sino como una deformación burocrática e incluso como un capitalismo de Estado. Orwell, sin duda alguna, compartía estas ideologías.

El libro de “Rebelión en la Granja” expresa muy bien la manera de pensar del autor, pues en el describe a unos animales que viven en un sistema totalitario dónde un humano los explota, para favorecerse él mismo, dando a los animales no más que lo poco necesario para su mantenimiento de vida. Los animales en la granja se someten al dueño de la misma, pues es él quien los alimenta y los mantiene “saludables”, todo para su provecho. Así mismo son los regímenes totalitarios, donde uno solo, el dueño, se beneficia del trabajo de los demás.

En el libro, los animales son de diferentes categorías, hay unos más listos que otros; en este sentido, los cerdos son los más inteligentes y animales como el caballo es de muy poca capacidad de aprendizaje. En el libro, Orwell les da una categoría a cada especie. En la historia, un día, un cerdo, al aproximarse a la muerte, decide hacer una reunión para expresarles a los demás animales su sentir sobre la condición en la que viven contándoles un sueño que tuvo dónde recordó una canción que solía cantar su madre con sus amigas. Esta, de nombre “Bestias de Inglaterra” decía:

¡Bestias de Inglaterra, bestias de Irlanda!

¡Bestias de toda la tierra y clima!

¡Oigan mis buenas nuevas

cantando un porvenir mejor!

Tarde o temprano arribará la hora

en la que la tiranía del hombre sea derrotada

y las ricas y anchas praderas de Inglaterra

tan sólo por animales sean recorridas.

De nuestros hocicos ya no penderán argollas,

en nuestros lomos ya no habrá arneses.

Bocados y espuelas los comerá la herrumbre

y nunca más crueles látigos harán oír su restallar.

Más ricos que la mente imaginar pudiera,

el trigo, la cebada, la avena, el heno,

el trébol, la alfalfa, y la remolacha

serán nuestros en el día señalado.

Radiantes se verán los prados de Inglaterra

y más puras las aguas, manarán;

suavísima ha de soplar la brisa

el día que llegue a nosotros, la libertad.

Por este día debemos trabajar sin cansancio

aunque hayamos de morir sin verlo.

Caballos y vacas, gansos y pavos,

¡todos unidos, por la libertad lucharán!

¡Bestias de Inglaterra, bestias de Irlanda!

¡Bestias de todo país y clima!

¡Oigan mis buenas nuevas

cantando un porvenir mejor!2

El texto citado anterior, expresa el deseo de una sociedad mejor dónde se permita la libertad y el poder ser dueño de su propia vida. Un deseo de estos animales que representan a las masas gobernadas por sistemas totalitarios, el cerdo que canta la canción representa a las personas que decidieron comenzar con los movimientos en contra de tales injusticias promoviendo la concientización sobre su situación, pues al igual que en el libro, unos son indiferentes mientras tengan comida, pero otros despiertan el poder ver las cosas desde otro punto de vista en el cual entienden que es posible un cambio para mejorar. Como les explica el cerdo en el libro, trabajar para favorecerse a sí mismos, gobernarse ellos mismos, no ser azotados ni maltratados, sino trabajar según la capacidad de cada uno y todos obtener lo mismo equitativamente.

En el desarrollo del libro, se representa lo que pasaría al obtener este supuesto cambio, pasar del totalitarismo al comunismo. Todo empieza bien, y todos los animales están felices por su “libertad”, todos comienzan a trabajar mejor pues es ahora para ellos mismos para quienes trabajan, su mundo se ve “más feliz”. Los animales comienzan a adoptar roles dependiendo a sus capacidades, los cerdos, por ser los más inteligentes se dedican a la organización de la granja, pues cuando se rebelaron lucharon en contra del dueño hasta sacarlo del lugar. Los animales actuaron agresivamente para lograrlo, por el enojo que tenían al saber de los malos tratos que tenían; antes de escuchar la canción no lo pensaban y pasaban la vida como si nada malo pasara, pero esta vez, al entender que los estaban maltratando, decidieron todos unánimes rebelarse sin previa planificación, fue una explosión que tuvieron al cometerse injusticias en su contra.

Después de haber ganado sobre el dueño de la granja en la que ellos se encontraban, los cerdos convencían a los demás animales aún más de que los hombres eran malos y debían eliminarse, presentando su lema “cuatro patas sí, dos patas no” pues los mandamientos que habían escrito eran difíciles para memorizar para los animales. Así comenzó el desliz, no tolerando a los demás, ni a nadie que se opusiera, sino queriendo aún más que todos los demás fueran como ellos. Notoriamente se comenzó un abuso de los cerdos a los demás animales abusado de que ellos confiaban en aquellos para la administración por su capacidad de poseer mayor inteligencia. Se comenzaron robando la leche debajo del agua, y posteriormente argumentando cosas tontas, que los animales al ignorar, no comprendían pero pensaban que era lo correcto. Poco a poco, se va manifestando el deseo de los cerdos por gobernar sobre los animales.

Algo interesante es la manipulación por medio de los términos, por ejemplo, el uso de “camaradas” entre ellos es signo de igualdad, pero a pesar de utilizarlo así era solo un engaño para que creyeran que había equidad. “Todos los animales son iguales” fue un mandamiento, pero en el libro describe como todos los mandamientos establecidos supuestamente a favor de los animales se fueron modificando para conveniencia de los cerdos. “…pero algunos animales son mas iguales”. “Ningún animal matará a otro animal… sin motivo” y así con todos. Abusando que los animales no recordarían bien lo que decía.

El poder atrapó a los cerdos y vieron su posibilidad de aprovecharse, y lo hicieron. Lo mismo pasa en las sociedades humanas. La gente, por ignorancia, muchas veces no se da cuenta que lo que dicen no es la realidad y creen que todo va bien, pero a la vez se siguen cometiendo los mismo abusos que antes, solo que disfrazados en palabras de equidad, como mencioné antes, comunismo que no significa más que una burocracia deformada, agregaría, por cierta selección léxica.

Los cerdos al final comienzan a modificar todo poco a poco para ellos ser quienes tomen el poder, una monarquía disfrazada. Después los cerdos se mudan a la casa del humano, antes estaba prohibido por no ser algo natural para los animales, comienzan a usar ropa humana, e incluso a caminar en dos patas. El lema fue modificado hasta llegar a “cuatro patas sí, dos patas mejor”. Los cerdos empiezan a comerciar con los otros humanos dueños de granjas, haciéndolos más humanos hasta que al final, terminan conviviendo entre ellos, notando que compartían el poder totalitario.

Algo más que es importante, es esa característica de querer eliminar a los opositores del mismo partido, dos cerdos eran los que llevaban la organización, todo comenzó con debates sobre lo que era mejor, pero uno de ellos, aprovechando su inteligencia para entrenar perros de guardia, persiguió al otro hasta hacerlo enemigo; inventó historias sobre él y transformó las que existían que afirmaban que sí estaba a favor del cambio (del mismo bando).

Este libro tiene un sentido curioso, porque sin duda la idea es expresada con claridad, de que se necesita un cambio, pero el cambio sugerido llevaría a lo largo a lo mismo, pero disfrazado para aparentar que no era igual; pero algo que me llamó la atención es que en el libro, los animales representan metafóricamente a los hombres y su sociedad; y por otro lado es presentado como animales en contra de los humanos pero que al final los animales se llegan a humanizar. Se ataca al hombre por ser abusivo, y se mantiene al animal en postura pacifica, pero después a demás de atacar a los hombres, parte de estos animales, los más inteligentes, se quieren humanizar para parecerse más a los hombres, por supuesto ellos quieren ser como los otros hombres que tienen el control, pero esos son vistos como traidores de su propia especie animal. A la vez que ellos comienzan la rebelión, también regresan a los totalitarismos, pero ellos en la cima. Mi duda es si esto del trato de animales y humanos fue una mera coincidencia o si tiene algún mensaje detrás.

Me parece un libro con una crítica muy interesante pero que no presenta ninguna solución, solamente expresa o da a conocer la realidad que ya se sabe sobre la situación del comunismo o socialismo, de que el poder se vuelve una tentación tan grande que elimina la humildad y los buenos motivos del promotor por los cuales se comenzó. El poder, es el poder.

Fuentes:

1The Norton Anthology, volumen 2, 7ª edición, pág. 2456. Nueva York, 2000. (Revisado en Internet)

2Orwell, George, Rebelión en la Granja, Editorial Época, México, D.F., 2004, pp.26-27

Written by andreaferreiro

17 abril, 2011 a 06:26

Publicado en Literatura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: