Andreaferreiro's Blog

Pintando mi voz

Viviendo bajo la ley o bajo la gracia

with 2 comments

Yo sé que la mayoría de ustedes no cree que exista un Dios, mas no estoy aquí enfrente para debatir esto, sino tengo el deber de compartirles lo que es la necesidad que tenemos de Dios, ya que algunos sabemos por testimonio que Dios y su palabra es la verdad, independientemente de quien cree o quien no cree.

Todos hemos escuchado hablar de los mandamientos, la ley de Dios, “no matarás”, “no dirás falso testimonio”, “no adulterarás”, etcétera, pero primero que nada tenemos que entender para que sirve la ley. El libro de Romanos en el capítulo 3 versículo 20 dice: “ […] porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado.” Esto es porque la ley nos muestra como somos los seres humanos y nuestra condición ante los ojos de Dios.

Jesús cuando predicó en el sermón del monte demostró que la ley es más profunda de lo que podemos imaginar, ya que Dios no mira lo que mira el hombre, sino Dios mira el corazón. Un ejemplo sencillo, “no matarás”, la gente piensa que no ha matado (los que verdaderamente no lo han hecho físicamente), más Dios considera el pensar mal contra el prójimo un asesinato, como también el odiar a alguien o decirle tonto (Mateo 5:22). Así podría seguirme con cada mandamiento.

La ley nos va mostrando como somos: mentimos, robamos, matamos, adulteramos, pronunciamos el nombre de Dios en vano, nos hacemos ídolos, codiciamos. (Éxodo 20).

La Biblia explica que no hay nadie que haga lo bueno (Romanos 3:12), pues por una vez que no lo hagamos, al estar bajo la ley, seremos juzgados y culpables. Ahora, ¿porqué esto? Si Dios es bueno, si Dios es juez justo, tal como lo describe Salmo 7 versículo 11, yo les pregunto, ¿no tendría que castigar la maldad para establecer justicia?, ¿acaso los hombres no queremos justicia sobre las cosas que se nos hacen injustamente?, ¿qué quisieran ustedes para aquel que ha asesinado a un familiar suyo, si así lo fuera?, ¿no querían un juez justo que lo condene por sus hechos? ¿justicia?, bueno, pues Dios es un juez justo y hará justicia contra todos los hombres que no cumplieron la ley y están bajo ella. Y, ¿Cuándo sabemos que estamos bajo la ley?. La respuesta, cuando no estamos bajo la gracia.

Quiero decirles que yo no creía en Dios hace unos 2 años atrás, pero un día Dios fue misericordioso para hacerme entender esto que les estoy compartiendo, y créanme que si no estuviera tan convencida no me atrevería a mencionar palabra sobre Dios, más ahora he de decir que si esto me fuera causa de morir, moriría feliz porque sé la verdad y la gracia bajo la cual vivo y para siempre.

A veces pensamos que por no creer en Dios podemos estar exentos de la ley de Dios, pero no es así, se imaginan a alguien que diga “yo no creo en los microbuseros” y todo el tiempo ande convencido de esto sin preocuparse por que algún día un microbusero aparezca y lo atropelle; evidentemente, sabemos que existen, y aunque una persona no lo crea, habrá un día en el que será atropellado por el microbusero aún en su necedad, me refiero a que la verdad es la verdad independientemente de quien la crea o no.

Pero ¿porqué les hablo de la ley, en vez del amor de Dios en primera instancia? Si yo les presento a Jesucristo y les digo que Dios quiere salvarlos del infierno, el castigo eterno que es a causa de estar sometido bajo la ley, nadie lo entendería, porque es necesario que el hombre entienda su condición ante Dios primero.

“No hay justo, ni aún uno”, “por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios”, “porque la paga del pecado es muerte” Estos son unos versículos que nos muestran esto (Romanos 3:10, 3:23 y 6:23 respectivamente), sin acepción de persona, ya sea otra su religión, su etnia, o su credo, es igual para todos.

Nadie podrá ir al cielo por sus obras, porque sus obras jamás serán lo suficientemente buenas para salir inocente bajo la ley, piensen, ¿han dicho alguna vez una mentira?.

Dios sabe y entiende esto sobre nosotros, el sabe que tiene que satisfacer su justicia sobre cada uno de nosotros en particular, es por esto que Dios mostró su amor para con nosotros en la crucifixión de su hijo Jesucristo, a Jesús no lo mataron los latigazos ni los clavos, “Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados. Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros” (Isaías 53:5-6). Jesús pagó nuestra deuda con Dios siendo nuestro suplente, él era el único que cumplió la ley, era limpio y sin mancha alguna, lo cual hizo que él pudiera pagar por nuestras faltas.

Sobre la existencia de Jesús no tengo más que decir pues la misma historia comprueba su existencia.

Dios quiere que nos reconciliemos con él y aceptemos ese regalo en Jesucristo; es claro que nadie busca a Dios (Romanos 3:11), es por eso que Dios es quien nos busca a nosotros y sé que si no es ahora, cada uno comprobará por si mismo algún día que Dios es verdadero y su justicia es verdadera.

¿Porqué les dije al inicio que era una necesidad para mi compartirles esto? Viendo lo que Dios me ha mostrado después que decidí creerle, es para mi un horror pensar que alguno de ustedes va a tener que pasar frente a Dios algún día y ser juzgado habiendo aún esperanza de salvación en Cristo Jesús. Lo que mas anhelo en la vida, es que todas las personas que conozco pudieran conocer lo que yo estoy viviendo bajo la gracia de Dios, bajo su amor, viviendo tranquilamente sabiendo que Cristo ha pagado por mí. Nuevamente Dios no hace acepción de personas para que se salven, el regalo es para todo aquel que lo quiere.

El que viva bajo la gracia, no invalida la ley, sino que la confirma, pues es sólo con Cristo cuando se puede cumplir la ley de Dios, esto no de nosotros, sino de Dios quien es el que produce una renovación en nuestro pensamiento para entender lo que es lógico para la armonía y el bienestar de todos, no solamente de los creyentes. Por supuesto sería ingrato, ilógico e incoherente seguir viviendo como vivía antes de conocerlo pues ahora, mientras lo conozco mas, mi anhelo es que Dios siga dándome su carácter para no pecar contra El de nuevo. Más yo no soy Dios, y uno de los errores más grandes que tenemos es querer ver en los hombres a Dios, nadie sino sólo Jesús, mostró la esencia de Dios. Todos los hombres somos pecadores, la diferencia es que hay quienes aún, teniendo la posibilidad de vivir bajo la gracia, viven bajo la ley.

Les quiero decir que esto es una decisión que sólo se puede tomar individualmente, Dios lo único que quiere es que le pidamos perdón, que arreglemos cuentas con él (y solo con él), y pedirle que forme parte de nuestra vida, ahora mientras su amor es manifestado en la tierra, mientras haya tiempo, mientras vivamos, pues el día que muramos seremos juzgados uno por uno cada uno sin poder declararnos inocentes ante su ley. El abogado, el mediador Jesucristo, es quien podría hablar por ustedes si por fe le creen. Pues la fe en Jesucristo nos es contada por justicia ante Dios (Romanos 3:21-22).

Es un regalo que para recibirlo se tiene que aceptar. Si quieres esto, ya sabes que tienes que hacer, Dios ha estado esperando a que vayas a arreglar tus cuentas, el nos ama, a pesar de cómo somos. El quiere que lo conozcan y lo sepan por ustedes mismos. Gracias.

Written by andreaferreiro

28 septiembre, 2010 a 01:50

Publicado en Especiales

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Bien hermana en Cristo Jesús precisamente Estaba estudiando la palabra de Dios y dice Jesús si me amas guardad mis mandamientos y era lo que yo quería escuchar en mi opinión y si estoy equivocado Ahí esta mi correo y mi cuenta en Facebook. Lo que yo entiendo que pata cumplir la ley tenemos que tener el poder del espíritu santo para poder lograrlo porque por nosotros mismos nunca podremos cumplir la ley si yo, estudiando la Biblia pienso en cumplir la ley para agradar a Dios no lo voy a poder lograr porque es necesario que vengamos a Jesucristo Jesús pidiendo de su poder para así poder hacer su voluntad y cumplir la ley de Dios.

    Ervin

    5 septiembre, 2012 at 01:42

    • Efectivamente Ervin, si acaso tenemos ese anhelo de guardad sus mandamientos, no es sino por su Espíritu, que ha sido derramado en nosotros para que le busquemos y le anhelemos. Ciertamente ninguno puede cumplir la ley por decisión, no somos fieles. Todo es por gracia.
      “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.” Efesios 2 (completo, por supuesto)

      andreaferreiro

      30 septiembre, 2012 at 06:24


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: