Andreaferreiro's Blog

Pintando mi voz

Ensayo sobre la Preparación del escenario

leave a comment »

 

Recordando un poco sobre las organizaciones, según el capítulo 9 del libro de Bateman y Snell, éstas son sistemas complejos donde muchas personas hacen muchas cosas diferentes al mismo tiempo. Éstas se diferencian por ser mecanicistas u orgánicas, dicho de otro modo, la mecanicista es la empresa rígida y menos adaptable a la innovación, que cuenta con una forma de organización burocrática donde hay un jefe o supervisor, y los subordinados (trabajadores), que no tienen buena participación en la toma de decisiones. Las unidades de trabajo orgánicas son más dinámicas, tal como su nombre lo refiere, es un cuerpo de órganos, por ello necesita la cooperación de todos en la toma de decisiones para funcionar; es una empresa más informal donde los trabajadores son menos dependientes del supervisor.

En este apartado se habla sobre los diferentes caminos que se presentan para el éxito de una empresa. La primera es la organización grande y la segunda, la pequeña. Entre ellas dos, hay una característica escencial que las diferencia; la primera trabaja en equipos y la otra en grupos. Cabe mencionar que es muy importante diferenciar estos dos conceptos, relacionados con la forma orgánica y mecanicista, ya que el trabajo en grupo no está comunicado necesariamente entre los miembros, mientras que el equipo es coordinado en el cual se van a asignar responsabilidades, obligaciones y derechos a cada miembro.

Las empresas mientras más orgánicas sean, más fácil se adaptan a las demandas competitivas y de mercado. Es por esto que es tan importante que se considere la mejor manera de organizarse. Una empresa que no innova está condenada a desaparecer, pues esto implica que se rompe la relación entre otras empresas en sentido de la competencia; lo mismo que es no satisfacer las necesidades de los clientes, ya que finalmente ellos son quien plantean estas demandas de producción.

La competitividad de una empresa se refiere a la habilidad que tiene ésta para participar en las demandas, innovando. No nos referimos esencialmente a la tecnología de punta, pues no es esto lo necesario, sino se trata de incorporar algo que es nuevo pero no necesariamente inexistente. En un ejemplo: Una empresa de préstamos financieros que elabora su papeleo a mano desaparecerá por la ineficiencia que le produce el no contar con recursos como computadoras para tener una mayor capacidad de almacenamiento de datos, organización de los mismos, etcétera. No requiere de contar con puros “iPad” para sus empleados, simplemente necesitan computadoras.

Una organización grande tiene dificultades para manejar las relaciones con sus clientes y sus unidades de trabajadores. Aunque el tamaño también puede crear las economías de alcance, donde los mismos materiales y procesos para hacer un producto, pueden convertirse en otros productos relacionados. La organizaciones pequeñas se benefician de ser más rápidas, de poder ofrecer productos y servicios de calidad a nichos centrados de mercado, provocando una mayor participación de la gente. Son más flexibles y tienen una mejor capacidad de respuesta.

Las empresas grandes, no tienen porqué ser ineficientes y menos inorgánicas, ya que es posible adaptar lo orgánico en ellas también. Lo que se requiere es que se constituyan en pequeños equipos de trabajo adaptables para poder capitalizar las ventajas que cada una representa. El reto incluye necesariamente la eliminación de ciertos puestos de trabajo que generalmente son los que trabajan en un nivel innecesario, lo que da pié al “downsizing”.

El capítulo nos presenta una serie de recomendaciones para que al reorganizar las empresas, no sufran el “síndrome del sobreviviente”, el cuál explica, se da cuando las personas que se quedan después del recorte de personal, caen en depresión lo que las hace menos productivas y que posiblemente generen y expandan una opinión negativa sobre la empresa. Se trata de cuidar a todos los trabajadores liquidados.

Cuándo es necesario el downsizing, no se debe actuar sin pensar y solo recortar sin tener el contacto con el trabajador, esto es indispensable para que sea beneficioso para todas las partes. Una vez que se establece comunicación con los empleados, se tiene que separar a las personas que son competentes y tienen carácter de emprendedores, a ellos se les ofrece ayuda para la creación de sus propias empresas basándose en un plan de intercambio de mercancía por un porcentaje del ingreso de la futura empresa. De ésta manera, los trabajadores tendrán los recursos para llevarla a cabo y la empresa se verá beneficiada a cierto plazo de tiempo donde se le remunerará lo que ha prestado en materia prima. Por otro lado, el resto de los trabajadores que no tengan éste perfil, se les capacita en áreas indispensables para el desarrollo laboral, las más importantes son: un curso para aprender a escribir un currículum y estrategias de entrevistas de trabajo, lo cuál le dará una herramienta para que estén lo mejor preparados posibles para encontrar un nuevo trabajo en el menor tiempo posible; y el segundo curso consiste en cursos para aprender a manejar finanzas personales, cosa que será muy útil para que aprendan a administrar bien el dinero que recibirán por indemnización, ya que lo más común es que la gente que recibe dinero se lo gaste de la manera más rápida posible, sin la posibilidad de una inversión o ahorro.

A partir de esto, no solo obtenemos el contento y la gratitud de parte de los trabajadores indemnizados, sino que el resto que se queda a laborar en la empresa, estarán seguros que si a ellos les sucede, tendrán el mismo cuidado; todo esto genera un buen perfil de la firma, logrando un beneficio importante a nivel de imagen.

Cuando una empresa se adapta a un tamaño adecuado para ser más eficaz, se le llama “rightsizing”.

Hay otras maneras humanistas de ahorrar en la empresa sin la necesidad de pérdida de personal en grandes cantidades, como ahorrando en materia prima, o en la paga de horas extra. Una persona estará dispuesta a que se le paguen entre 40-45 horas de trabajo por 40 que trabaja, que lo normal que es que se le pague 56 horas por la misma cantidad de trabajo. Esto implica la reducción de los salarios hasta un 85%. Muchas empresas prefieren esta manera de ahorrar, pero esto aunque es factible, no cambia lo que nos interesa, que es la reorganización de una empresa para mejorar su eficacia.

Cuando una empresa considera a su personal como un recurso, el downsizing, de carácter inevitable, será llevado a cabo de una manera mecanicista; lo contrario a una manera orgánica, donde se considera el talento de las personas.

Retomando un concepto del inicio de este ensayo, la competencia, ésta es la causa de la reorganización de una empresa para responder al cliente. Bateman y Snell nos plantean que es necesario el equilibro del triángulo estratégico que se trata de crear valores para cubrir los requisitos de los clientes (bienes y servicios de calidad, bajo costo, productos innovadores y velocidad). Este triángulo se da entre la compañia misma, la competencia y evidentemente el cliente. Si la corporación le da valor al cliente, entonces el cliente le asignará un valor a la competencia de acuerdo a la competitividad que ésta desarrolle.

Tenemos que hay varias propuestas de control de calidad, lo que rescatamos es que para llegar a ella necesitamos de un enfoque completo, extenso e integrado a la organización; según Baldrige, esto se dará por la serie de criterios presentados como el que se tenga buenos líderes, un sistema de información bien organizado, la consideración de metas de calidad flexibles, equipos enfocados en cómo mejorar la calidad teniendo la capacitación requerida para ello y participando en la toma de decisiones, que las áreas de desarrollo estén bien organizadas, control de los resultados de calidad, y el tener un trabajo de encuestas para saber cual es el grado de satisfacción del cliente.

Este último punto nos da pié a la “reingeniería” que se trata de tomar decisiones para la reorganización de sistemas, basadas en ponerse en el papel del cliente para preguntarse cuál es la mejor manera de operar.

Cuando una empresa se reorganice adecuadamente y desarrolle con éxito sus capacidades para la mejora de sus productos, le abrirá oportunidades futuras, ya que la adaptación no es a algo fijo preestablecido, sino que se va modificando dependiendo de las necesidades del consumidor y de la innovación para el rendimiento de una empresa. Si la organización fracasa, se quedará fuera de muchos, sino es que de todos los mercados y dará paso a su extinción. Una corporación debe verse siempre como una cartera de capacidades a demás de una cartera de negocios, por ello se deben esforzar en desarrollar el liderazgo de capacidad a demás del liderazgo de productos, entendiéndose capacidad como el conocimiento, la experiencia y la aptitud que sustenta la habilidad de una compañía para ser líder en el mercado.

Otro punto importante es el establecer metas; las organizaciones modernas se vinculan unas con otras para establecer metas en común, a esto le llamamos “alianza estratégica”. Se trata de desarrollar nuevas tecnologías, ingresar en nuevos mercados y reducir los costos de manufactura; pero para que éstas funcionen se tiene que compartir la autoridad administrativa, formar vínculos sociales y aceptar la copropiedad. Es estrategia pues se puede llegar a metas más profundas y más rápidamente que haciéndolo solas, ya que en muchos casos el costo de estas investigaciones no sería beneficioso como inversión de una sola compañía, finalmente, todas van encaminadas a las mismas metas. Pero volviendo a la humildad, ésta tiene que estar presente para llegar a la relación armoniosa entre ellas.

Finalmente, el capítulo cierra con los conceptos ligados de “la organización que aprende” y la de “alta participación”. En la primera se trata nuevamente de una capacidad que desarrolla una firma para adaptarse continuamente a los cambios aprendiendo nuevas formas de actuar más rápido que la competencia, eso le da velocidad, se hace hábil para crear, adquirir y transferir conocimiento, reflejando el mismo modificando su comportamiento en cuanto lo aprende. Se trata muchas veces de aprender de los errores, buscar nuevos conocimientos que enriquezcan a la empresa a alcanzar más metas, compartir ideas entre toda la organización y comprometerse con la empresa para hacer formal y seria la fuente de los datos presentados para su readaptación; por lo tanto, esto la hace participativa creando ventaja competitiva.

Cuando una organización deja de ser plana, entendiéndose como el que involucre a sus trabajadores, genera un ambiente creativo y de ánimo, donde cada empleado al sentirse parte importante de su organización, aportará su mayor esfuerzo para que ésta crezca y todos puedan generar un beneficio mayor en cuestión de ingreso económico y la proporción de las herramientas para el desarrollo de las capacidades de la persona como individual creando mejores seres humanos, más capacitados, eficientes, interactivos, motivados, y más satisfechos en su vida laboral y personal. Considerando que el tiempo laboral de una persona influye involuntariamente en el tiempo dedicado a la familia o a otras actividades personales fuera de la empresa. Como último comentario, mientras se tenga a un trabajador más contento con su trabajo, considerándolo como un talento, será más productivo y dedicado a la empresa.

Bibliografía:

  • Bateman, Thomas; Snell, Scott, Administración: Una ventaja competitiva, Mc Graw Hill, México, 2001, pp. 322-353.

Written by andreaferreiro

1 septiembre, 2010 a 05:04

Publicado en Organizaciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: