Andreaferreiro's Blog

Pintando mi voz

Ensayo sobre la Estructura de la Organización

with 2 comments

 

Es muy importante saber de primera instancia que todas las empresas que quieren ser funcionales necesitan de una buena organización, ya que por la carencia de ella, las empresas nuevas tienen un promedio de vida aproximado de dos años.

Remontándonos al origen de las organizaciones, desde mediados del siglo XVIII, con la transformación socioeconómica y tecnológica más importante o la Revolución Industrial, Adam Smith comenzó la observación y la investigación de la organización en materia de economía. En 1776 publica “Ensayo sobre la naturaleza y las causas de la riqueza de las naciones” donde sostiene que ésta proviene del trabajo. Fue con este trabajo con el que se hace fundador de la economía.

Smith crea el concepto de la división del trabajo entre varias personas para mejorar la productividad, para generar un mejor estándar del producto, la reducción de tiempo en la elaboración del mismo, menos esfuerzo por parte de los trabajadores, y la especialización del trabajador en una sola tarea. Smith criticó las jornadas de trabajos excesivas y diarias de la empresa carbonífera, por lo que presenta el día de descanso y la reducción de los horarios de los trabajadores a un máximo de 10 horas. Es también el primero que pensó en que las personas necesitaban a demás de su salario prestaciones para adquirir vivienda y alimento, entre otras cosas que se pueden leer en su ensayo.

James Watt, escocés, también del siglo XVIII, retoma las ideas de Smith y crea la máquina de vapor, la cual restó el tiempo de trabajo y mano de obra aportando al desarrollo de la empresa como un generador de capital.

Todas estas ideas fueron el principio de la organización de las empresas, al igual que otros pensadores e investigadores posteriores que siguen complementando los estudios de Smith. Así con esta breve introducción histórica podremos comenzar a adentrarnos en el tema de la estructura.

Basándome en la lectura del capítulo 8 de “Administración: Una ventaja competitiva” de Bateman y Snell; las organizaciones pueden tener dos dimensiones, la vertical o profunda y la horizontal o plana. Al decir vertical nos referimos a una empresa que esta estructurada en varios niveles, donde partimos de una cabeza como el presidente, hacia abajo, pasando por jefes y subjefes hasta llegar a los empleados asistentes. La diferencia entre ella y la horizontal es que la segunda tiene muy pocos niveles, incluso solamente tres: un director general quien toma todas las decisiones, los departamentos de apoyo y los departamentos de línea. Por lo tanto la organización esta centralizada, el único que tiene autoridad para la toma de decisiones es el director; a diferencia de la vertical, en la que el trabajo es repartido en diferentes departamentos dependiendo de su especialidad, donde a su vez éste se delega a los trabajadores, generando un ambiente más flexible e imputando responsabilidades al trabajador haciéndolo más capaz y eficiente, a demás de incitarlo a crear propuestas para la mejora del trabajo. Por supuesto, la organización vertical es más costosa, pero junto con la inversión, se podrá generar una empresa autopoiética generadora de capital basto para todos y capaz de sobrevivir y avanzar.

Cuando hablamos de la especialización del trabajo o la división de éste, nos referimos al concepto de diferenciación en la estructura de la organización; cada unidad se dedica específicamente a una tarea diferente a las demás partes, en ellas se requiere de gente especializada en las aptitudes necesarias para ese trabajo. Esta diferenciación varia dependiendo a la empresa, pues dependiendo a el ambiente en el que se desarrolle y su complejidad, se puede decidir si es mejor tener niveles altos o bajos de diferenciación. No es lo mismo una empresa de alimentos (niveles bajos) a una empresa dedicada a la investigación de envases de plástico (niveles altos), ni a una de venta de envases (niveles medios).

Por lo contrario, está otro concepto que se refiere al grado hasta el cual las unidades de trabajo diferenciado trabajan juntos, conocida como la Integración. Esta es necesariamente importante, ya que no se podría desarrollar la empresa si no se generara comunicación y cooperación entre las unidades. De aquí retomamos la importancia de que la organización tiene que ir de la mano de la comunicación, pues a pesar de que se tenga un buen organigrama, si las partes no se comunican, el cuerpo como tal no funcionaría. Pues así como los seres humanos somos completos, refiriéndome a que el ojo por si solo no sirve de nada, o la mano, o el pie, solo funciona si están conectados y funcionan como un todo.

Me parece importante ampliar esta parte agregando que cada parte tiene también la responsabilidad de colocarse a su vez en una posición neutral no superior a otra parte e incluso a aprender a verse como inferiores a otros; suele suceder que en las empresas cada departamento piensa que sin ellos nada funcionaría, lo que imposibilita o limita la comunicación entre las partes. La realidad es que ellos tampoco funcionarían sin las otras partes, así que se tiene que aprender a trabajar como equipo (integrado y comunicado) y dejar de verse a sí mismos como un grupo (desintegrado y no necesariamente comunicado). Para ello se requiere de humildad. La humildad permite que las personas puedan ver la necesidad que tienen unos de otros e incluso a aprender de los demás para hacer mejor su parte. Si una persona puede ver más por los demás que por sí mismo, seguro será una persona apta para esta propuesta de comunicación y decisión dentro de la estructura de la organización.

Recordando un comentario del profesor del curso de Teoría de las Organizaciones, Fernando Cámara, las empresas al tener que elegir a su director general, sus jefes de departamentos y otros que tienen parte en la toma de decisiones de una organización vertical, tienen una especie de “test de humildad” donde pueden saber si una persona es apta o no para el puesto, ya que al tener poder de mando sobre otros y la posibilidad de manejar dinero de la empresa o su material, puede fácilmente abusar de esa autoridad que le es otorgada para robar. Modificando un poco la pregunta del “test”, yo preguntaría ¿Cuánta cantidad de dinero se necesita robar para ser ladrón? Si la persona piensa en sí misma y en la manera de satisfacerse, no considerará 10 centavos como un robo, sino tal vez cien, mil o cien mil pesos. Pero cuando una persona no considera que robar es “lo que sea” que se tome sin autorización del propietario, seguramente hará mal uso de su función como jefe para robar a la empresa desde la manera más mínima posible. Por lo contrario, cuando una persona es humilde, cuidará de lo que no es suyo para ayudar a hacer crecer la empresa, haciendo un uso adecuado de la autoridad concedida sobre tales bienes, pues esta viendo por el bien de los otros y no de sí mismo.

Retomando la lectura, hay otra forma de organización llamada Matricial, donde el trabajador tiene que dar informes a dos gerentes, uno plenamente funcional u operativo, el cual siempre tiene un papel de supervisor y en constante comunicación con los empleados y al otro que es regional o divisional, que toma decisiones generalmente desde su oficina, no teniendo contacto alguno con los trabajadores; este modelo, une un poco las dos estructuras primero mencionadas, pero esto de alguna manera sigue siendo mayoritariamente vertical, pues el gerente supervisor, aunque en el organigrama estén prácticamente juntos, el regional siempre tendrá una posición más alta. Es entre ellos donde se resuelven los conflictos que se generan en el trabajo, uno teniendo una visión más amplia relacionada con el trabajador y el otro más de mando. Por lo que me parece un modelo innecesario, puesto que hay un mediador para establecer comunicación entre los trabajadores y el jefe, cuando lo ideal es que los trabajadores puedan llegar al jefe directamente para dialogar y proponer mejores maneras de solución para el trabajo, como mencionamos al principio.

Las empresas necesitan seguir innovando en sus modelos de organización ya que al igual que los tiempos, las necesidades, los costos de materia prima y la capacitación van cambiando, es necesario un constante estudio adecuado desde el comprador del producto, los objetivos de la empresa y sus recursos, hasta la manera de mejorar y estimular un ambiente de trabajo cómodo, comunicado e integrado. Pero también incluyo que es sumamente importante considerar la reeducación de las personas en el pensamiento ético para concientizar a la gente de la necesidad de ser humilde y dejar la soberbia a un lado para tener un verdadero avance, tanto en materia de las empresas y de la vida propia. Una persona que no es humilde, no podrá disfrutar jamás de la belleza del conocimiento y el placer de servir, de dar y de aportar algo positivo al mundo. La satisfacción verdadera no está en el ver por sí mismo, sino en la capacidad que podemos tener unos con otros de establecer lazos de comunicación fundamentada en la humildad. Tal y como dice la Biblia, de la cual he sacado mi fundamento, “El que es el mayor de vosotros, sea vuestro siervo. Porque el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.” (Mateo 23:11-12, Reina Valera, 1960).

 

Bibliografía:

About these ads

Written by andreaferreiro

25 agosto, 2010 a 08:11

Publicado en Organizaciones

2 comentarios

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. BUENO ESTE ENSAYO MUY BN

    adolfo vaç

    15 abril, 2013 at 21:43


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: